Sanidad para el Corazón Huérfano: Tu Nombre Está Engravado en el Árbol de Dios

Sanidad para el Corazón HuérfanoUna de las mayores fuentes de desánimo que aflige a los cristianos hoy en día es que muchos de nosotros nos sentimos como huérfanos. Y no importa si tienes padres reales o no. La orfandad es un estado del corazón, un sentimiento … y no es algo fácil de compartir cuando ya estás sumido en ese estado.

Sin embargo, un corazón huérfano puede ser sanado.

Yo lo sé. Yo pasé muchos años sin sentirme amada; sintiendo que no pertenecía a ninguna parte o a nadie. Me sentía como que no tenía hogar. Yo estaba huérfana.  Y no fue culpa de mis padres, ellos me amaron.

La orfandad era simplemente el estado en que mi corazón estaba, porque yo todavía no había recibido el amor de Dios en lo más íntimo de mi corazón. Así que me sentía como una huérfana.

Y en esa condición -sin pertenecer a ninguna parte o a nadie- un miedo me perseguía. Tenía frecuentes ataques de pánico, aun cuando no había razón aparente que temer. Hasta podía sentir algo que se contraía en mi pecho. Luchaba desesperadamente por recobrar el aliento.

Al principio no sabía qué era lo que me causaba estos ataques de pánico, hasta que finalmente reconocí su origen: temor.

(Lee más de esa historia sobre cómo Dios me liberó del miedo aquí y parte 2, aquí).

Un día mientras yo estaba luchando contra esto;  por Su misericordia, Papá Dios me llevó a leer este verso en Primera de Juan 4:18:

En el amor no hay temor; el amor perfecto echa fuera el temor; porque el temor implica tormento. Y el que teme no ha sido perfeccionado en amor.”

Fue así que Él  me mostró que el amor es el antídoto del temor. Él es el único que ama perfectamente, y es precisamente Su amor que echa fuera todo temor.

Yo empecé a meditar sobre el amor de Dios y, con el tiempo, Dios me liberó del temor. Él me llenó con su perfecto amor y me curó completamente.

Y a medida que seguí meditando en el amor de Dios, Él me trajo no sólo libertad del temor, sino que también me hizo comprender que tan intensamente me ama. Dios sanó el corazón huérfano que yo tenía, y me ha dado un corazón completamente convencido de que soy una hija muy amada.

Nota: Mi recurso favorito sobre este tema es el libro “Healing the Orphan Spirit” de Leif Hetland. Haz clic aquí para verlo en Amazon para Kindle o para libro de bolsillo (enlace de afiliado). Dios realmente incrementó la sanidad de mi corazón mientras yo leía este libro.

  • Tal vez tú también sufres de un corazón huérfano también.
  • Quizás tu corazón anhela sanidad.
  • Tal vez anhelas un sentimiento de pertenencia, de que encajas en el ambiente en el que estás.
  • Tal vez también has sido acosado por el temor.
  • Tal vez te sientes vacío y solitario, aún cuando hay mucha gente alrededor de ti.
  • Quizás ansías conocer y ser conocido, amar y ser amado.
  • Tal vez el deseo de tu corazón es tener un Padre y un hogar.

Si éste eres tú, mi corazón está contigo. Yo sé bien como te sientes.

Quiero que sepas que hay esperanza, y hay sanidad.

Su sanidad comenzará cuando empieces a meditar en esto: Dios te ama. Él es un buen Padre con un gran corazón, y ese corazón late por ti.

Yo entiendo que puede sentirse extraño o difícil el comenzar a sentir el amor de Dios. Pero Él verdaderamente te ama. Leif Hetland dice: “Si Dios tuviera un refrigerador, tu foto estaría en la puerta. Si Dios tuviera un árbol, Él gravaría tu nombre en él. ¡Pensar en ti hace feliz a Dios!”

Es cierto. Imagina el amor de Dios por ti extendiéndose aún más. Papá Dios te ama tanto que…

  • Si Dios tuviera una mesa de noche, tu foto estaría en ella.
  • Si Dios tuviera alguna pintura en aerosol, Él dibujaría corazones con tu nombre y El Suyo
    en las paredes por todas partes
  • Si Dios tuviera una cartera, ahí traería tu foto.
  • Si Dios tuviera una repisa, tendría tus zapatitos de bebé cubiertos en bronce exhibiéndose ahí.
  • Si Dios tuviera un árbol de Navidad, tendría adornos navideños con tu foto y el año en que naciste: “¡La primera Navidad del bebé!”
  • Él guarda tus cartas de amor (tus oraciones) con Él en el Cielo en todo momento.
  • Él ha pasado tanto tiempo acariciando tu cabello que ha contado cada pelo en tu cabeza.

Tu papá te ama.

Su corazón está lleno de ti. Él está pensando en ti siempre. Cada vez que piensa en ti – que es constantemente – Él está muy contento con tu existencia. Tú eres Su sueño. Tú eres Su orgullo y gozo.
Tu Papá Dios te ama.

Te conoció en el cielo antes de que fueras concebido en la tierra.

En el momento justo, Él te arrojó sobre el vientre de tu madre.

Te unió en el vientre de tu madre y planeó el momento exacto de tu nacimiento.

Él te ha estado amando y velando por ti toda tu vida.

Nunca ha desviado la mirada, ni siquiera una vez.

El corazón de Dios late por ti.

Yo entiendo que es extraño pensar en ti mismo de esta manera: como la niña de los ojos de Dios. Sin embargo, eso es lo que eres.

Amigo (a) precioso que te sientes como un huérfano, no estás solo. Yo he estado allí. Pero ya no estoy allí. Y habiendo caminado por ese valle de sombra de muerte, puedo decirte esto:
No es necesario que te sigas sintiendo así,  como con un corazón huérfano. Tú puedes llegar a  sentirte como el hijo o la hija amada que eres. Él puede sanar tu corazón.

Ora esto conmigo:

“Papá Dios, te amo. Yo sé que tú también me amas, pero necesito tu ayuda para sentirlo. Necesito  que tu amor “me caiga” profundamente en mi corazón, mucho más allá de donde yo lo puedo poner o sentir. Necesito que establezcas tu amor en la profundidad de mi corazón donde solo TÚ tienes alcance. Más profundo de donde yo puedo ir o alcanzar.

Papá, ¿me ayudarías? Espíritu Santo, por favor ayúdame a recibir Tu amor. Revélame tu amor de maneras que ni siquiera sé cómo pedir.”

Todos los días empieza a meditar en el amor de Dios.

Puedes usar la lista de ejemplos que te dí arriba para ayudarte en tus pensamientos:

  • Imagina a tu papá tallando tu nombre en su árbol en el cielo
  • Imagina que saca su billetera y muestra tu foto a Jesús en el cielo
  • Imagínate que anhela estar contigo mientras que dibuja un gran corazón en un muro de graffiti santo en el Cielo, escribiendo “Papa + TU!”
  • Medita en el amor de Dios. Vélo en tu mente. Piensa que tan grande es el amor de Dios por ti, y Él comenzará a sanar tu corazón.

¿Te ayudó este mensaje? Si así fue, me encantaría saberlo. Por favor, deja un comentario a continuación. Si este artículo puede  alentar a otros que conoces, considera compartirlo en Facebook, Pinterest o Twitter.

¡Gracias!

Similar Posts

3 Comments

  1. Good morning. Please I don’t and can’t read Spanish. It might be a mistake. How I wish the Holy Spirit can help me to understand. On the day of Pentecost the people spoke in the languages of the people to help them understand.

  2. Rebecca L Jones says:

    I do not speak Spanish so I translated this. I understand this completely and it is strange when you have parents and they probably feel as orphaned as you do. I struggled with this I wish I had heard of an orphan spirit years ago.

  3. Hello, and good afternoon precious sister in the Lord, The last two posts have been in Spanish, and I know that is a wonderful thing to share in other languages but are you going to send an English version?

    Also, I sent you an email about a month ago in reference to hiring you for a book that I’m writing and I haven’t heard back….I know that you’re very busy with all that you have going on…just wondering.

    Blessings

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.